Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y para permitirle compartir información a través de las redes sociales. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí.

buscar

Éxito de convocatoria

Sáenz de Buruaga estuvo en el Club

El vértigo de la información y los medios fue el tema analizado por Ernesto Sáenz de Buruaga, la noche del viernes, 31 de marzo, en Foro Mirasierra. El prestigioso periodista respondió a su imagen de hombre cordial, reflexivo, buen conocedor de la televisión, radio, prensa y comunicación. Decepcionado por el uso dañino de las nuevas tecnologías, considera que ha quebrado la ética, como principio válido para cualquier circunstancia y actividad. 

 

Asimismo, puso de relieve la negativa de los poderes sociales a exigir responsabilidades por las falsedades y mentiras difundidas a través de las redes sociales, mientras que los medios tradicionales continúan sujetos a regulación. De ese problema, tampoco exculpó a algún sector de la justicia española. Una y otra vez, el ponente reiteró que las personas no deben ser tratadas como objetos, fenómeno muy frecuente en el llamado "periodismo ciudadano", o de las redes sociales. 

 

Al ponente le duele que la televisión se haya convertido en un negocio, cuyo pilar es la cuota de audiencia. Los dos grandes grupos televisivos privados -Atresmedia Mediaset- se reparten los ingresos por publicidad y les convierten en dos gigantes frente a las pequeñas televisiones -caso 13 Tv- carentes de las fuertes inversiones necesarias para una programación competitiva.

 

¿Funcionan las ideologías en el periodismo español? La respuesta del invitado a Foro Mirasierra, durante el coloquio con asistentes a la cena, fue más allá de la alineación política de los profesionales. Asegura que los telediarios están llenos de sucesos porque "venden" mucho y porque los grupos televisivos dominantes han renunciado a tener línea editorial. Las tendencias las marcan con las series. Ahí se defienden las ideas de moda.

 

Al hilo de su crítica a la subordinación de los medios audiovisuales al share de cada programa, Ernesto Sáenz de Buruaga relató numerosas experiencias personales, reflejo de cómo las televisiones privadas obtienen rédito haciéndose eco de determinadas posiciones partidistas -en general de izquierdas y de extrema izquierda- mientras silencian a los moderados. Así se llega a las "televisiones de eslóganes", es decir, la bondad de las cosas varía según el espacio ideológico que más interesa en un determinado momento para captar espectadores.

 

A Ernesto Sáenz de Buruaga no le agrada el actual panorama de los medios audiovisuales, en general. Porque su vertebración no depende de principios sino de la cuenta de resultados. Después de muchos años en primera línea de responsabilidades en televisiones y radios -públicas y privadas- ha desembarcado en otra orilla de la actividad comunicativa, aunque también relacionada con una cartera de servicios a los medios.


 

 

imprimir recomendar